La revolución del capazo: ponle fin al plástico

El cambio climático es un problema real, emergente y que nos pone a todos en una situación realmente de alarma. El consumo de plástico ha ido en aumento de una forma acelerada desde su invención en la década de los ´50. Este es una de las causas que más afectan al medio ambiente, el consumo desmesurado de este material y su difícil y lento proceso de descomposición.  

Una bolsa de plástico tarda 55 años en degradarse, y muchas de ellas son de un solo uso. 

Además, este producto va desprendiendo cientos de miles de diminutos fragmentos de microplásticos, junto a muchos aditivos y tóxicos que llevan. Su uso medio por persona es de unos 12 minutos, lo que, en resumen, resulta inasumible para nuestro planeta.  

La materia prima del plástico es el petróleo, es decir, desde su fabricación ya es contaminante. Se estima que, para el 2050, si los niveles de fabricación siguen igual, el plástico generará el 20% del consumo del petróleo en Europa y el 15% de las emisiones de gases invernadero del continente.  

¿Sabes qué puedes hacer para reducir el consumo de bolsas de plástico? 

¡Apostar por los capazos de palma

Son uno de los productos más funcionales que puedes encontrar y que seguro te va a cambiar la vida.  

Los capazos son ideales para ir a hacer la compra, transportar y almacenar verdura y fruta. También puedes usarlos para almacenar objetos personales que, seguro muchas veces, los has puesto en una bolsa de plástico para guardarlos o llevártelos a algún sitio. 

Para ir a la playa o a la piscina son una apuesta segura, son perfectos para guardar el kit completo de verano y, además, irás a la última en la moda estival.

Si te gusta organizar comidas en el parque o en la montaña, el capazo va a ser tu mejor aliado ya que destaca por su resistencia y capacidad.  

Dependiendo para qué lo vayas a usar con más frecuencia, puedes elegir un tamaño u otro, ya que la variedad que existe es enorme.  

Empieza el mes de julio en el que vamos a luchar para combatir el consumo masivo de plástico. Ahora ya lo sabes, nos encontramos en un momento decisivo y tú tienes mucho qué hacer, 

¿te apuntas a la revolución del capazo? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba