Disfruta de estancias frescas y veraniegas

El mimbre, la palma, la enea, el esparto, entre otras, son texturas naturales que cada vez están más presentes en todas las casas, tanto en interiores como en espacios abiertos: terrazas, balcones y demás espacios exteriores por su alta resistencia ante las condiciones meteorológicas adversas. Introducir las fibras naturales es siempre una buena idea, ya que su versatilidad hace que combinen a la perfección con diferentes estilos decorativos, y te ayudan a conseguir espacios bonitos y relajados durante cualquier época del año, porque, aunque resulte controvertido son cálidos y frescos al mismo tiempo. 

Las fibras naturales tienen algo que engancha, y es que a través de cestos, lámparasespejosalfombrassillas o banquetas realizadas a mano convierten cualquier rincón de tu hogar en un lugar acogedor y agradable, transportándote a lugares paradisiacos, donde no saber si estas frente al mar y la brisa del mediterráneo roza con tu rostro, una sensación muy placentera que te envuelve en un estado de ánimo constante que rebosa felicidad.  

Los productos hechos a mano con materiales naturales son productos únicos, exclusivos, llenos de personalidad, en definitiva, se trata de piezas realizados con mucha paciencia y entrega en cada detalle, siendo objetos singulares, llenos de autenticidad y un gran valor, pues el artesano ha dejado impregnado de amor y autenticidad cada pieza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba